sábado, 12 de mayo de 2018

2 POEMAS DE CARMEN BRUNA




LULU



Homenaje a Frank Wedekind, a Alban Berg, a Pabst y al rostro inolvidable de
Louise Brooks.



Yo soy Lulú, la que abrirá la caja de Pandora,
la que jamás volverá a tener dueño,
la que domina.
La señora de las rojas rosas de la sangre y del sexo.
La procaz, la insolente.
La mujer que reparte
las bondades y las maldades del Universo
yo soy Lulú, la seductora
la que desea y no engendra,
la emperatriz del cabaret "Los once verdugos".
La que ofrece a los hombres la llamarada del goce
diferente para cada uno,
la que "Jack el Destripador" asesinará.
Thriller operístico
donde un domador de circo
intentará en vano derrotar a la serpiente.
Yo soy Lulú, el animal seductor y alevoso
yo soy la fuerza primitiva
el lamento infinito.









NOCHE DE WALPURGIS O NOCHE DE SAN JUAN




Oye la risa ebria de las brujas
ve sus fuegos crepitar en los bosques
contempla la miel caníbal de sus ojos
no te arrodilles
bebe sus pócimas
ve cómo las libélulas se suicidan
arrojándose a sus calderos
danza con ellas
en el círculo mágico
contémplate en el espejo negro
feroz, transfigurada,

inocente. 




CARMEN BRUNA (Argentina, 1928-2014)




Fuente: https://inventarunpajaro.files.wordpress.com/2015/02/carmen_bruna.pdf

           

viernes, 4 de mayo de 2018

3 POEMAS DE BEATRIZ VALLEJOS



Mudanza

en un cajón de manzanas
puse libros
en un cajón de abejas
poemas sueltos

tanto empeño
para no partir




El grito


De orilla a orilla
como si no hubiese nadie.





Eslabón abierto



Si aparto lo que creo que sé
¿qué queda de mí?




Beatriz Vallejos (Santa Fe, Argentina, 1922-Rosario, 2007)


miércoles, 2 de mayo de 2018

2 POEMAS DE ANDREA FRANCHETTO






Lo que la niebla familiar
esconde
en un desván
 aparece
en cualquier sueño
y canta







Ejercito
abrazarme
 todos los días
un yoga casero
sin mantras
pero con las canciones
que llueven
los árboles que me importaron
alguna vez
en la casita del pueblo






Andrea Franchetto (Córdoba, 1967)

Fuente: enviados por la autora.

martes, 1 de mayo de 2018

3 POEMAS DE RAQUEL JADUSZLIWER






LA PROPULSIÓN VIVIENTE
el empeño que come su pan duro
¿no es bastante castigo ese techo vedado
ese techo que brilla como una promesa?

Ah, ese bloqueo del paso, del pasaje
¿cómo es que nos han hecho así, tan desolados
tan de barro paciente y de imposible?






¿SERÁ QUE NOS ESTAMOS DESPIDIENDO?
¿estábamos en una despedida y el tiempo es pura
         disgregación?
¿es así?
¿así desde el principio?
criaturas incautas mamando de la muerte
¿así nos enseñaron?
no
eso no nos han dicho a quienes tuvimos madres amorosas
la vida es larga y pródiga y viene cargada de sorpresas mi
         tesoro
sí madre
y cómo no creerles
y si nos abandonaron demasiado temprano pensamos que
         fue por excepción
y que el tesoro se acrecentaría

y es cierto que hubo tardes espléndidas y noches como
         incendios
recordarlo nos empequeñece

y entonces
otra vez somos niños de pecho
desnudos y temblando bajo el estruendo de una voz
          perdida.





Y ES CIERTO QUE ESTAS PALOMAS son enormes y turbias
y se parecen demasiado a las que vigilan en mis calles
y su gente es esquiva  y no cruzaré palabra
y nadie sabrá de mí, y yo no sabré de nadie

y entonces
¿qué quedará del día y de este viaje?

¿cómo será?
¿cómo será perderse?
¿qué habrá del otro lado, en lo inconcluso?





Raquel Jadusliwer (Buenos Aires, 1946)

Fuente: Las razones del tiempo, Raquel Jadusliwer, Editorial lisboa, 2018



lunes, 30 de abril de 2018

1 POEMA DE CELINA FUERSTEIN Y UNA YAPA




ocurrió como en Los puentes de Madison

fue una despedida sí pero sin atrevernos
a decir la última palabra
¿pero acaso podría
haber sido
diferente?
¿cómo se termina un amor, en nombre de qué o
en qué nombre?
¿se dice adiós?
¿se dice arrivederci?
¿se abraza, al final?
uno imagina despedidas como
un puente y figuras
en luz cada vez más tenue
y el auto que se aleja
y los faros
que se pierden

fue un final a puro silencio y
algo brilló en el cielo
como una bola de fuego
despedida
por un cañón



Celina Fuerstein (Buenos Aires, 1959)


Fuente: La casa vacía, Celina Fuerstein, Caleta Olivia, 2017


LA YAPA:

Lectura del poema





Voz: Valeria Pariso